La transferencia de conocimiento de la investigación pública a la sociedad se ha convertido en un elemento estratégico y fundamental por varios aspectos. La transferencia representa una fuente de financiación para la actividad investigadora, una fuente de innovación para las empresas y una fuente de desarrollo económico. Además, es parte fundamental del objetivo de construir una economía basada en el conocimiento y constituye el tercer eje de la Estrategia española de ciencia y tecnología y de innovación. A este respecto, resulta fundamental evaluar la actividad de transferencia para conocer la situación actual y proponer acciones de mejora. En este trabajo proponemos un modelo de evaluación de la eficiencia de los hospitales españoles en producción científica, dato que podría utilizarse como indicador de transferencia de conocimiento.